Todo sobre el estilo: cara a cara con Andy Fumagalli - Io Donna

Todo sobre el estilo: cara a cara con Andy Fumagalli

Si el zodiaco Libra es sinónimo de creatividad, Andy está ciertamente no nació en octubre de negarlo. Columna para un grupo como yo bluvertigo (esperado en 2016 con un nuevo álbum) y para su grupo Fluon, hoy más que antes se divide en su atelier de Monza entre teclados, saxofón y efecto tele flash, con la indiferencia de quienes en la vida no podrían hacer otra cosa. Por supuesto, ya en un impacto inicial cada pintura es inconfundible, pero también a la moda no hay dudas: en un vórtice personal de inspiraciones, siempre ha tenido ideas claras.

¿Cuáles fueron tus primeras inspiraciones estéticas?

Cuando era niño, ya en la escuela primaria era amante de Kiss, todos los studs, maquillaje y zeppons. Los alterné con Alberto Camerini, el arlequín electrónico italiano, una especie de juguete viviente: con chalecos plateados y su aura de influencia post-punk. Una atracción para la máscara trajo a la versión de David Bowie Pierrot de Cenizas a las cenizas, y luego nuevamente a los videos de Lindsay Kemp. Fuertes impactos e imágenes cargadas durante un período en el que, además, en la televisión ya era posible ver personajes como Adam Ant.

¿Cuándo se acercan las primeras elecciones estilísticas?

Personalizaciones Entre el quinto grado y el primer grado, los fetiches fueron decorados con pequeños pernos y estrellas para ser aplicados, así como los parches de grupos musicales: el primero fue en realidad de Kiss, que inmediatamente terminó en un chaleco de mezclilla. Todavía me encanta el hecho a medida, como la mezcla de prendas casi estridentes: recuerdo unos pantalones plateados de Krizia, que usé con un suéter Cyberdog. Con un amigo artista nos divertimos cambiando o creando prendas con una máquina de coser: en los anales quedó una camisa muy grande que, con un solo botón, se modeló creando una chaqueta cruzada, casi para Miyake.
Todavía tengo un guardarropa rico y algo caótico, que me gusta optimizar e incluso regenerar: algunas prendas pierden su encanto cuando no se tienen en cuenta, pero, después de unos años, pueden hacerte sentir perfectamente a gusto.

¿Cómo evolucionaron tus inspiraciones estéticas entonces?

Ha habido diferentes períodos. Después de Kiss nació el amor por el patinaje, pero también por bailes como el break dance y el electro-boogie que, alrededor de los 14 años, me llevaron a un mundo de fluo hecho de ropa, puños y bandas. Solo después de unos años ha llegado el nuevo romántico, y luego se ha convertido en la oscuridad misma. Siempre alterna fases más coloridas y brillantes con otras más oscuras e introspectivas. Un poco como mi personalidad

También habrá otros momentos o iconos para recordar …

Entre los personajes, Alan Wilder de Depeche Mode es un músico que, a pesar de su simplicidad, siempre me ha inspirado. Y luego el período de la Pollas para fumar, grupo fundado con Morgan antes del Bluvertigo, cuando el estilo ya era decididamente romántico: compraban chaquetas y frac en un destino de culto en Milán como Zac Style. Todavía en el momento oscuro, hubo el tiempo de las capas de la capa, que se llevaban alrededor de los hombros. Pero también todos los trajes, al igual que el Principito: era la década de los noventa, la era de los primeros discos. Un uniforme diario, el traje, que llevaba ceñido y combinado con toques militares: también he experimentado con más imaginativo, pero en general eran bastante simples.

¿Y tu memoria más excéntrica?

Tal vez mencione el período del PVC: trajes negros y de vinilo, prendas burdeos iridiscentes cerradas con cintas de velcro, un aluvión de texturas plastificadas que me gustaba combinar con maquillaje fluorescente. Percibir en el cuerpo un color fluorescente, así como usarlo en la pintura, es importante: incluso en ese caso sin adherirse nunca completamente a un estilo, contaminándolo con influencias personales.

Pasemos al mundo de los accesorios y todo lo que gira alrededor del vestido.

En cuanto a los zapatos, Depeche Mode contribuyó a la pasión por Creeper, más nueva iconografía de ondas. Pero durante un tiempo también traje el clásico baloncesto Reeboks con un aspecto más oscuro, al igual que Robert Smith. En este momento estoy usando el vintage Dr. Martens de 1987: una línea bastante absurda, no identificable con el modelo que ha decretado el éxito de la marca. También me encantan los zapatos Bruno Bordese: son cómodos y están muy bien. Con él, incluso colaboré en el nivel artístico.
El cabello siempre ha tenido una gran importancia: recuerdo cascadas de laca para los primeros algodones de la fase oscura, crestas y afeitados laterales, luego pasé a un cabello muy largo. Ya no me gusta usar maquillaje, como en el pasado: el maquillaje siempre me ha divertido, pedí consejos por televisión o en el set. Allí aprendí mucho a pesar de que, en este asunto, los 80 ya habían dejado una marca.

¿Cómo podría definir su propio "uniforme" para todos los días, ahora?

Depende del momento y las estaciones. En el verano, el kimono clásico de Muji nunca falla: lo uso para pintar, para jugar … en cualquier situación. Cuando hace más frío, el cuello de tortuga es definitivamente una prenda que uso mucho. En diferentes colores, con chaqueta, pantalones pitillo y zapatos siempre de estilo anglófilo. Pero recientemente, incluso un Vans a cuadros clásico: (risas) ha evolucionado y ya no es el clásico zapato "paninari", ahora con mucho gusto lo tomo.

De tus palabras puedes ver una clara pasión por la añada: ¿tienes algún fetiche?

Por supuesto, cuando tengo tiempo me gusta mirar con calma. Por ejemplo, en una dirección milanés cerca del Duomo, encontré un artículo único: un traje de patinaje hecho como un frac, perfecto e inalcanzable, ideal para las vacaciones de invierno. Y luego otra vez la proa de una orquesta de treinta que, mágicamente, tenía las mismas proporciones: la magia de la vendimia es también esta. En general soy bastante anglófilo: me encanta ir de compras en Brick Lane y, si tuviera que mencionar una corriente estética del pasado, definitivamente sería la de Mod. Su rigor, esa elegancia un poco 'dandy interpretada con pantalones de cintura alta, camisa y chaqueta estrecho. En realidad, nunca lo practiqué en mí mismo, pero me gusta mirarlos. A esto, agregue las camisetas de ciclismo de los años ochenta, donde entre las primeras fantasías gore-tex y absurdas hay cosas muy originales.

¿Un artículo de referencia de tu guardarropa?

¡Mi primer clavo! Todavía lo guardo como una reliquia de familia, incluso si ahora está destruido. Lo personalicé como lo hacía en ese momento, dibujando en la parte posterior la cubierta de Floodland de la Hermana de la Misericordia … que al día siguiente, partió en tren para un viaje a París, quedó impresa en gran medida en el asiento. Es un objeto de culto que guardo junto con anfibios y Creepers, como el más famoso de George Cox.
Pero también mencionaría una chaqueta roja de Thierry Mugler, a quien estoy muy apegado. Se manchó a sí mismo con pintura en una maleta durante un viaje, pero me las arreglé para hacer que volviera casi como nuevo. Ahora, también me encuentro mucho en las chaquetas sin mangas: las uso solas pero también combinadas con suéteres.

¿Alguna compra?

Más que verdaderas compras, Tom Rebel entregó tres chaquetas: también vestía a menudo todos los Bluvertigo, y es un diseñador de modas que llevo de buena gana. Me gusta mantener una buena relación con los diseñadores: he traído ropa espléndida de Costume National, una marca y un estilo que me queda muy bien. Y luego, con la familia Coveri, tengo una excelente relación, gente especial para una marca con la que colaboré gracias a pinturas que luego se convirtieron en telas.

¿Qué es lo que más te gusta de la moda femenina y qué es lo que no te gusta?

En general, realmente no siento empatía con los jeans rasgados y rasgados. Realmente me gusta la década de 1920 por Josephine Baker, así como la iconografía de los años cuarenta, con hombros anchos y cintura estrecha. Desde ese momento, también estoy disfrutando de las historietas de la revista "Bizarre" creada por John Willie, con su propia Dulce Gwendaline.

¿Y algo que, en la moda de los hombres, nunca querrías ponerte?

Más que un estilo, diría un color: marrón, en todos sus matices de los años 70. No creo que alguna vez coloque un polo clásico abundante, mientras que podría ser interesante una sudadera ajustada de Fred Perry. Si se tratara de un aspecto más "caballero", prefiero ir más atrás: recientemente he heredado del abuelo de un amigo las chaquetas muy bien cortadas y con telas hermosas, una habilidad manual de otros tiempos. Además, incluso en recientes tomas publicadas recientemente con Bluvertigo, los conjuntos elegidos fueron mucho más elegantes: un estilo que, hoy, me gustaba interpretar.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...
Me gusta esta publicación? Por favor comparte con tus amigos:
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: