Vinicio Capossela: "Mis mujeres y su feminidad bestial"

Está soleado afuera, está casi oscuro por dentro. Estamos a solo unos pasos de la estación central de Milán, en la sede de La Cùpa, la compañía de producción y etiqueta de Vinicio Capossela: desde el exterior, dos ventanas en la calle que no permiten ver nada de lo que hay más allá; Dentro de un espacio que exuda amor por los discos, la música y los objetos vintage. Con una peculiaridad: aquí, en el ámbito del cantautor de Camera a Sud, hay poca luz. Y tal vez no sea una coincidencia, dada la "atracción a la oscuridad" que el propio Capossela cuestionó al hablar de su nuevo álbum. Canciones de la cupa, lanzado el 6 de mayo. Un disco que viene de la reunión del músico de 50 años con «La gran herencia oral de cuentos, proverbios, sonetos, modismos, de la ciudad de Calitri y sus alrededores.». Eso es por el amor a Alta Irpinia, ya la tierra de su padre, el alma de esta obra dividida en dos partes, Polvo y sombra, el primero registrado en 2003, el segundo entre 2014 y 2015. "Mi, sin embargo, no es una operación de exhumación, no he hecho un trabajo de recuperación de una tradición en un museo", especifica Capossela. «Quería hacer un álbum que tuviera alguna relación con la herencia folklórica, no folklórica, de historias y mitos quienes no hablan el lenguaje de la contemporaneidad porque están vinculados a una ascendencia y una ruralidad que van más allá de la especificidad histórica ».

Foto de Valerio Spada.

En el folleto, cita a Bob Dylan: "No hay nada tranquilizador en la música popular". También se aplica a la Canciones de la cupa?
Sí, porque la cupa es un lugar oscuro. En mis otros registros la oscuridad era más existencial. Aquí hay una falta de luz vinculada a la tierra, a sus criaturas, a sus leyendas. Pienso, por ejemplo, en la canción. La bestia en el trigo., donde hablo del demonio meridiano: la verdadera hora de los espíritus, de los fantasmas, no es la medianoche, sino el mediodía; En muchos rituales antiguos, este era el momento para ser temido. Lo que significa que, paradójicamente, el punto de mayor luz es una rendija en el mundo de las sombras: la sombra siempre nos está esperando. No es casualidad que las dos partes en que se divide el disco se nombren Polvo y sombra: somos polvo y sombra, estas son las dos condiciones de lo efímero de nuestra existencia material. En este sentido se trata de un disco sobre el hombre.

Sobre el hombre y su naturaleza animal, citando el primer single. El pumminale, un pasaje que hace referencia a la licantropía.
El animal siempre ha sido importante para el hombre: los primitivos en las cuevas diseñaron a los animales como representantes del enigma de lo sagrado, de una naturaleza que incluso tiene una cara, pero que en realidad no podemos entender completamente. Estoy muy interesado en el límite sutil entre la condición humana y la condición animal, ya que estoy interesado en superar esa frontera. Entiendo que la licantropía no es porque necesitamos cambiar la piel, los colmillos, los pelos; no, simplemente porque sacar al animal que hay en nosotros es una forma de resaltar la complejidad de la naturaleza humana. Y no somos solo un animal: somos muchos animales juntos y para esto somos monstruosos.

La portada del último disco de Vinicio Capossela.

El primer lado del álbum, polvo, se abre con una canción sobre las mujeres.
No mujeres, chicas. Escuché el texto de esa canción de una anciana, fue una canción que ella, a su vez, sintió como una niña, entonada por las mujeres que fueron a recoger tabaco en los campos. También es una canción de denuncia despiadada. A lo largo del álbum, el elemento femenino está muy presente: hay voces femeninas, incluida la de la gran Giovanna Marini, que nunca había puesto en mis trabajos anteriores, y muchas historias ven a las mujeres como protagonistas: Franceschina, la calitrana de Maddalena la castellana. Mujeres de varios tipos: una muy devota, la otra que trata con el capataz ... Después de todo, la mujer es el humus de todos los sonetos populares, incluso con su carnalidad, que se convierte en un muro en el que la imaginación y la El deseo del hombre. Versos como "una vez la vi sola como lo hacía la naturaleza, acostada y pensativa, desde entonces mi pecho ya no descansa" (recita la canción Mi amante ed) da la idea de esta feminidad bestial, pero también devota, llena de contrastes.

Otro tema fundamental es el del conflicto de clases.
Por supuesto, la música folclórica tradicional siempre ha estado del lado de la gente y la herencia de la que extraigo está formada por canciones nacidas en una sociedad, la del latifundio del sur, donde la jerarquía era aún más evidente que ahora y el abuso era una parte natural del mundo. cosas. Desde este punto de vista, me dio el mejor cantante de las injusticias de ese mundo, Matteo Salvatore, autor de auténticas obras maestras. Estamos hablando de canciones de trabajo que se utilizaron para forzarse, para darnos valor y, a veces, incluso para denunciar, pero con un lenguaje sencillo. Hoy la gente ha cambiado porque ese tipo de sociedad ya no existe, pero la injusticia, que sigue siendo rampante.

Desde hace algunos años es el director artístico de Festival de esponjas, en Alta Irpinia: ¿qué representa esta tierra para ti?
Mi relación con esta tierra es mítica, es como si hubiera llevado el mito de la tierra de origen, pero a distancia. Nunca he vivido allí, no es el lugar de mi infancia, pero es el lugar que ha embebido las historias de la familia. Hay en mí un anhelo por algo que mi padre vivió, pero yo no, una nostalgia de referencia.

¿Cómo era Capossela cuando era niño?
Crecí en Emilia y tenía compañeros que hacían muchas aventuras, mientras que estaba bastante contento porque no tenía medios, no podía moverme ni viajar, así que siempre me acostumbré a imaginar cosas, en lugar de experimentarlas y experimentarlas. . Entonces, sin embargo, muchos de esos compañeros aventureros ya habían comenzado una familia a la edad de 25 años, eran grises, etc., mientras cultivaba el germen de la aventura con el tiempo.

Hoy ella es una de las pocas compositoras en Italia que investiga, solo piense en su homenaje a rebetiko, lecturas dedicadas a John Fante ...
Investigar es la única forma de ser honesto con el trabajo, el arte y la sinceridad, y la sinceridad siempre ha sido más importante para mí que la comodidad. Había hecho tres discos y Renzo Fantini (ex gerente de Capossela, así como Guccini y Paolo Conte, quienes murieron en 2010, ed) solía decirme "no, no puedes empezar a leer las lecturas de John Fante, entonces el mercado se confunde". Pero me equivoqué a costa de decepcionar al público. Lo que quiero aclarar es que la mía no es una pose, es una necesidad dictada por mi necesidad de adherirme a las cosas que me enamoran. La idea de ser reconocible siempre me ha asustado: sería más fácil mantener al público feliz con las mismas canciones similares, pero no es para mí. Traté de salir de este esquema y construir una credibilidad para seguir incluso en un terreno inesperado. Algunas veces me entendieron, otras no, pero de una cosa estoy seguro: nunca he mentido haciendo lo que estaba haciendo.

En las historias de sus admiradores, la imagen de la intelectual Capossela a menudo se superpone a la de Vinicio, a quien le encanta beber, con su copa de vino lista en el escenario. ¿Qué es el vicio para ti?
La hermosa enseñanza de Grecia es el politeísmo, reconocer que somos muchas cosas a la vez, incluso en contradicción entre nosotros. Hay algo alto y noble en nosotros, y hay algo bajo y turbio en nosotros. Hay vicio, hay clandestinidad; Hay trabajo, hay dedicación. Solo cuando uno de estos componentes toma el control, las cosas se vuelven peligrosas. El problema no es beber demasiado y emborracharse, el problema es volver a hacerlo al día siguiente y al día siguiente. En cambio, es completamente adherente a la vida bajar y luego elevarse: cava en la turbia y al día siguiente te levantas y necesitas luz, aire para correr. Digo tal vez de lo obvio, pero creo firmemente que nuestra sociedad lleva mucho a exagerar el papel del trabajo y contempla igualmente la disipación, pero de una manera que no da frutos. Por el contrario, debemos cuidar nuestra propia disipación, que puede ser destructiva, pero no un fin en sí misma: una vez que el campo permanece vacío, arrojamos estiércol y refugios para dar a luz algo nuevo.

Vídeo: Vinicio Capossela - Che coss'è l'amor (Julio 2019).